Culmine su vida llena de significado…

Posted by admin - 15/12/08 at 04:12 pm

Un estudio reciente entre un grupo de personas mayores de 100 años de edad, las cuestionó sobre las cosas que habrían hecho de manera diferente si volvieran a vivir.

Dentro de las variadas respuestas, tres emergieron como las más frecuentes y ciertamente revelan una perspectiva universal:

Número uno: Tomaría más riesgos.

Número dos: Reflexionaría más.

Número tres: Haría algo que trascendiera mi existencia.

Como es frecuente con la “ ley de los tres ”, estas razones están interconectadas y aún más, son interdependientes.

Consideremos el caso de la carrera profesional.

Si no tomamos riesgos, nunca estaremos por encima del promedio.

Si no nos detenemos a ponderar el resultado de nuestros esfuerzos y a estudiar cómo podemos mejorar nuestro rendimiento, no habrá posibilidad de aprender las lecciones necesarias para obtener mejores resultados.

Nos quedamos atrapados en la mediocridad, marcamos tarjeta, cobramos el cheque y vemos el cambio de las estaciones, aunque no el nuestro.

Y, ¿qué hay con nuestras relaciones?

Para obtener cualquier nivel de intimidad, debemos mostrarnos como somos, permitir a nuestros seres amados conocer y experimentar los aspectos buenos y únicos que poseemos; revelar nuestras partes vulnerables, temores, debilidades; transitar por el doloroso proceso de crear vínculos superando adversidades; permitiéndonos fracasar, para que aquellos a quienes les importamos nos ayuden a levantarnos, sentir compasión y conectarnos a un nivel de sanación.

Si no nos tomamos el tiempo para reflexionar, repetiremos los mismos patrones de conducta en un ciclo interminable; los mismos errores, las mismas omisiones que sólo pueden llevar a un posible resultado: lo mismo.

Lo mismo ” nunca puede llevarnos a la gloria.

Estas profundas reflexiones están ligadas directamente a la ley natural de la generosidad y la abundancia.

Primero debemos sembrar (labrar la tierra, tomar riesgos).

Después hay que fertilizar la tierra (nutrirla, observarla constantemente y evaluar nuestro progreso).

Finalmente, cosechar (recoger los frutos de nuestra arriesgada labor y disfrutar la abundancia, producto de nuestros constantes esfuerzos y cuidados).

Si somos capaces de enfrentar, repetidamente, el desafío de este proceso, acumularemos la sabiduría que nos habilita para formar y moldear una sana relación o una empresa próspera; algo que se mantendrá firme ante las más duras pruebas y crecerá hasta convertirse en algo grandioso y duradero.

Desafortunadamente, la libreta de calificaciones de esta travesía llega demasiado tarde para tener un impacto significativo sobre la nota final.

Solamente gran dedicación y compromiso en las primeras etapas del juego, nos brindarán el tiempo necesario para alternar, con suficiente frecuencia, la fórmula de “tomar riesgos, reflexionar, construir”.

Ese plácido resplandor interno de un profundo vínculo de amor, con su brillante y perpetua sonrisa; o la tranquilidad que acompaña la comodidad financiera, requieren el pago de un precio:

Tiempo.

Para aprobar este curso necesitamos llegar temprano al salón de clases de la vida.

Quizá no debemos esperar un sólo día más.

aviewfromtheridge5

Citas Del éxito

Persistiré hasta que lo logre. Siempre tomaré el primer paso. Si no me funciona, tomaré otro, y otro mas. La verdad es que un paso a la vez, nada es tan difícil…Yo sé que con pequeños intentos repetidos, se logra lo que sea.
-Og Mandino

Algunos plantan en la primavera y se van en el verano. Si vas a plantar, por lo menos quédate para la cosecha. No te tienes que quedar para siempre pero por lo menos hasta que termines la labor.
-Jim Rohn

Puntos Claves

Mientras que entramos en la temporada festejera, la mayoría de nosotros tenemos la tendencia de dormirnos mentalmente, tomar una pausa e incluso pensar que nos lo merecemos o lo necesitamos—hasta el punto de que nos pegamos una siesta cerebral del cual no despertamos hasta un par de dias después de la gran desvelada del Fin de Año. Pues muy bien. Soy un gran apoyador al descanso mental y la necesidad de rejuvenecernos. El reto es que luego comenzamos el año nuevo en cero y tardamos una semana o dos en prender la máquina y ponerla a trabajar.

Pienso que esto es una equivocación colosal, particularmente considerando la oportunidad que ofrecen las fiestas navideñas y el hecho de que los demás sin duda se van a quedar paralizados.

De los tres puntos citados anteriormente en esta Revista, el segundo “ Reflexionaría mas ” encaja directamente con el tercero “ Haría algo que trascendiera mi existencia. ” El reto cae en que demasiados pocos nos damos el regalo de reflexionar.

Fue la persona vaga que se inventó a la licuadora.

¿Qué prefieres, pegarle mas duro al clavo o crear un martillo mas efectivo?

A veces, conviene mas dar la vuelta al muro que no pegarnos la cabeza en contra de ella.

Y así.

Aquí te va una sugerencia, especialmente si esto esto es territorio ajeno y un poquillo difícil para ti. Haz la decisión de que sí vas a descansar y que sí vas a convivir con tu familia y que sí vas a disfrutar de las vacaciones Y AL MISMO TIEMPO date la oportunidad de reflexionar este año.

¿Qué funcionó?

¿Qué no funcionó?

¿Qué podrías hacer mas?

¿Qué podrías hacer menos?

¿Dónde vas a estar el año entrante?

¿Quién estará contigo?

¿Porqué haces lo que haces?

¿Cómo ves que seguirá desarollando tu vida?

Regálate un poco de tranquilidad, silencio y calma. Los pastelitos no se terminarán y a lo mejor descubrirás algo bien trascendente…

Personalmente, Felices Pascuas a toda la familia…espero que el Año Nuevo te traiga abundantes bendiciones…

Incluya Su Comentario