Siempre es más verde…

Posted by admin - 01/11/08 at 03:11 pm

—Eso es porque Juanito es un RH —explicó Ted a su nuevo amigo, Jaime. Se habían conocido la semana anterior e intimaron de inmediato.
—¿Eh? ¿Un qué? —Jaime parecía confundido.
—Un RH: un rico heredero. Su abuelo inventó una especie de broca para la explotación de petróleo en altamar que usan casi todas las compañías —Ted hizo una pausa—. Hicieron su agosto.
—Debe ser genial —dijo Jaime, sonriendo tontamente.
—Sí, es lo que cree la mayoría de la gente: el viejo síndrome de que el pasto del vecino siempre es más verde —Ted levantó las cejas.
—¿Qué? ¡Bromeas! Si pudiera pagar todas mis cuentas… Me sentiría en el Paraíso.

Los dos amigos siguieron bromeando sobre el tema acaloradamente, un tipo de discusión ingeniosa vespertina que aunque reciente, ya les resultaba familiar.
—El dinero no hace la felicidad —agregó Ted—. Hay muchos desdichados que pagan sus cuentas a tiempo. Los ricos son de los peores.
—Sí, bueno, pero si se tratara de mí, yo pondría toda mi vida en débito automático. ¿Te imaginas? —Jaime levantó el puño en gesto de victoria—. Automáticamente pagado, hermano, sin siquiera encender el computador. Eso sí que sería genial…

—Como te dije: eso es fácil de decir. Pero piensa en Juanito —Ted sacudió la cabeza—. ¿No oíste lo que dijo? Tenía que cortarse el cabello, aumentar su promedio de calificaciones en un punto y algo más sobre romper con su novia o lo dejan sin entradas. Es ridículo.
—¿Quieres decir que no vería un centavo? ¿Y qué? —resopló Jaime—. No lo pensaría dos veces: yo saldría de mi cabello y de mi novia si la tuviera.

—No lo harías y ése es el punto. Le dirías a tu Padre que se tragara su dinero y no darías el brazo a torcer. Juanito no lo hará.
Ted dejó que sus palabras surtieran efecto. Jaime dudó antes de responder.
—Y, ¿qué quieres decir? ¿Qué él es un pelele?
—Básicamente, sí —asintió Ted—. No tiene agallas. Cada vez que tiene un problema importante, alguien más se hace cargo de resolverlo. No lo dejan fallar en nada, por lo que nunca tiene la oportunidad de aprender. Es triste.
—Déjame decirte que esos no son los peores problemas del mundo. Ojalá yo tuviera ese tipo de problemas.
—No sabes lo que dices —insistió Ted—. No querrías saber lo que es vivir pidiéndoles permiso a Mami o a Papi para hacer lo que fuese. No querrías vivir con la vergüenza de saber que siempre alguien más limpiará tu ropa sucia. No querrías sentir culpable de considerarte distinto a los demás aunque te hayan dicho toda la vida que eres diferente; especialmente, cuando en primer lugar, no tienes nada que ver con esa diferencia. No querrías tener ese tipo de problemas, Jaime, y tienes la suerte de no tener que pasar por eso.
—Cálmate, hermano. No es como para que te dé un ataque. Sólo me gustaría ser famoso en el banco. Eso es todo —Jaime miró a su amigo con un gesto de dolor—. ¿En todo caso, por qué estás tan enganchado con esto?

—Es la historia de mi vida, hermano, y me llevó mucho tiempo superarla. Provengo de una larga línea de ricos herederos, jamás has visto un montón de personas tan tristes, temerosas, inseguras, vacilantes, incapaces de comprometerse. Casi todas las actitudes que aborrezco en una persona. Perdona si esto suena muy duro, pero es que todo este tema de perpetuar la riqueza ha sido considerado mucho más importante de lo que en realidad es—Ted detuvo su letanía.
—¡Vaya! ¡Qué historia! —masculló Jaime—. Tú, ¿un rico heredero?
—Sí, era famoso en el banco… hasta que el mercado de valores colapsó y le doy gracias al cielo —Ted sonrió—. Apenas si logré salir con vida.
—Tú sí que eres extraño —Jaime frunció el ceño y enfrentó a su amigo—. ¿Lo recibirías si te lo regresaran todo?
Ted lo miró directo a los ojos.
—Ni en un millón de años, hermano. No, a menos que yo me lo ganase.

aviewfromtheridge2

Citas Del éxito

Compadezcamos al hombre que hereda un millón de dólares y no es un millonario. Esto es lo triste, que su ingreso crezca y usted no.
-Jim Rohn

Puntos Claves

Demasiada gente pasa sus vidas observando a la casa grande en la ladera, contando el dinero del vecino o soñando en lo que quisieran tener si es que tan solo su fortuna cambiase. Como dice nuestro maestro, Jim Rohn, tenemos todos que diseñar nuestra propia vida, o si no, caemos en el diseño de otro. ¿Qué tiene esa otra persona diseñada para ti? No mucho.

La clave consiste en crear un plan, ejecutar el plan efectivamente, analizar los resultados (no los sueños) y modificar el plan continuamente hasta lograr el objetivo. No es magia ni tampoco complicado. Debemos de parar de compararnos con lo que estan haciendo y consiguiendo los demás, a favor de preguntarnos día tras día, que debo de hacer yo, en quien debo de convertirme, que acciones me funcionan y cuales no dan fruto. A veces, el camino al éxito es pesado, repetitivo y no nos aplaude nadie. ¿Y qué? Tampoco nadie nos paga la renta, nos regala el auto del año ni nos invita a Hawaii de vacaciones. Por favor, tomemos responsabilidad para todo lo nuestro—el presente que dicta nuestras acciones diarias y el futuro que surgirá indudablemente de ellas.

Te toca a ti. Elige la música. Escoge tus vestidos. Haz lo necesario y luego, nunca antes, bailarás a gusto.

Incluya Su Comentario