Gana respeto con la verdad

Posted by admin - 15/11/11 at 03:11 pm

La multitud vitoreaba mientras el joven cruzaba el escenario para recoger su premio como mejor productor de la compañía. Aceptó el micrófono, miró detenidamente a la audiencia, titubeó e hizo una pausa obvia y elocuente que esparció el silencio en la sala.
Lo vi enfrentarse a su miedo, luchar con la duda que siempre se cuela en nosotros. Pero, sólo le tomó un momento volver a intentarlo.

“Durante los últimos tres meses he sufrido varios golpes”, comenzó. “Y siento la necesidad de compartir parte de mi historia con ustedes, aunque en realidad no sé por qué”.
Su actitud, generalmente confiada, incluso arrogante, se había despojado de bravuconería.

“Hace unos cuatro meses, uno de mis colegas me llamó para hablarme sobre este nuevo sistema de marketing, se trataba de una herramienta para enviar faxes en masa que podía llegar a miles de clientes potenciales a un costo muy bajo.” Hizo una pausa. “La revisé, me emocioné y me inscribí.
Para abreviar la historia les diré que después de haber enviado miles de faxes, un agente judicial se presentó para entregarme unos documentos.
Parece que lo que estaba haciendo era ilegal.
Una de las empresas que recibió uno de estos envíos se quejó ante el fiscal general quien presentó una demanda en contra de mí, pero no sólo fue por ese fax, sino que debía pagar una multa por cada uno de los faxes que envié.”

La multitud dio un grito ahogado.
“No hice una investigación adecuada, no presté atención a los detalles y ahora me enfrento a un proceso judicial con una potencial responsabilidad legal enorme.”

Doscientas personas se clavaron en sus sillas.
“Como algunos de ustedes saben, hace poco me mudé aquí desde la parte sur.”  Pasó los dedos por su cabello.
“Guardé mis cosas en mi antigua oficina que cerramos.
Cuando regresé en el auto para recoger mis cosas, me di cuenta de que todo, excepto mi computadora y la ropa que llevaba conmigo, había desaparecido.
Cada recuerdo, cada memoria y cada posesión habían sido robados.”

Nadie se movió.
“Pero las cosas no quedaron allí, se pusieron peores. Como algunos de ustedes saben, conduzco un auto deportivo, un convertible completamente negro con las palabras, mi orgullo y alegría. Me encanta ese auto.”
Su voz se quebró un poco.
“Pero, ya es historia”,  añadió.

Un recuerdo inundó su mente.
“Como a veces sucede, un tipo me cerró el paso.
En lugar de dejarlo así, mi ego entró en acción.
Al subir por la rampa pisé el acelerador, me pasé la última curva, perdí el control a 85 kilómetros por hora, di un giro por tres carriles, golpeé una barandilla y reboté en dos.

Destrocé el auto y por caprichos del destino, salí caminando sin un solo rasguño.”

La sala suspiró aliviada.
“Como estaba conduciendo, no revisé mi correo y me olvidé de pagar una cuota del seguro.  No sé qué va a pasar.”
El auditorio sacudió la cabeza con consternación.

“En tres meses, fui demandado, perdí todo lo que tenía e hice polvo mi auto.”
Se recompuso.
“Todos nos enfrentamos a desafíos”, sonrió, “y algunos son más difíciles que otros.
Supongo que quería compartir el mío con ustedes.
Gracias por su atención.”
Abandonó el estrado en medio de una prolongada ovación.

De pie en el fondo de la sala, me di cuenta de la cantidad de respeto que ese joven había ganado.
Se enfrentó a su miedo, admitió públicamente sus errores y nunca dejó de pelear, a pesar de los obstáculos.
Ese día, ganó mucho más que un trofeo.

3 Responses to “Gana respeto con la verdad”

  1. Arnold says:
    Noviembre 17th, 2011 at 11:18 am

    Me agrada sobremanera lo que escribes y haces. Aunque reconozco que no llego a ser al menos un cliente potencial para tí, admiro tu trabajo y agradesco sobremanera tus correos. Esta historia está sensacional y me trajo recuerdos de juventud, que por obstinación personal, viví lejos de mi ciudad. Son vivencias en carne propia, las cuales, al saber reconocer los errores, nos hacen crecer como seres humanos. Gracias nuevamente y que sigas cosechando exitos.

  2. Oscar says:
    Noviembre 17th, 2011 at 11:20 am

    Gracias, por hacerme llegar tu mensaje con buen contenido.

  3. Susana says:
    Noviembre 17th, 2011 at 11:21 am

    Buenos dias! gracias por compartir esta historia, me inspira de que a pesar
    me pase lo que pase …no tengo que rendirme porque siempre hay un nuevo
    capitulo…buen fin de semana y bendiciones.

Incluya Su Comentario